El Raval, la formación de un barrio

En la época medieval, cuando empezó a gestarse su historia urbana, el Raval fue el barrio extramuros por excelencia de la ciudad de Barcelona. De aquí, precisamente, su nombre de origen árabe -barrio fuera de la ciudad o suburbio-, que comparte con otras localidades de la Península Ibérica.

El Raval fue, tradicionalmente, el lugar de paso desde Barcelona hacia el resto de la Península a través del portal de Sant Antoni de la muralla medieval. Algunas de las principales calles del Raval, como la del Carme y del Hospital, seguían el trazado de antiguas vías de época romana, hecho que condicionó la agrupación de los primeros núcleos habitados alrededor de estos espacios.

Mientras la parte alta fue durante siglos un espacio fundamentalmente agrícola, excepto los edificios religiosos y asistenciales que se fueron construyendo, la parte baja vivía volcada en las actividades marítimas. En el Raval es donde se encuentran actualmente algunos de los monumentos románicos más antiguos de toda Barcelona, como el convento de Sant Pau del Camp y la capilla de Sant Llàtzer. La disponibilidad de grandes espacios cercanos al núcleo urbano y su buena comunicación convirtieron al Raval en el espacio escogido para la instalación de grandes instituciones, sobre todo religiosas y asistenciales, ya en tiempos de la Barcelona gótica, como por ejemplo el Hospital de la Santa Creu. A la orilla del mar se construían las Drassanes Reials y se consolidaba el carácter estratégico del nuevo barrio barcelonés. Uno de los primeros grabados de conjunto de la ciudad de Barcelona, hecho por el viajero Anton van den Wyngaerde a mediados del siglo xvi, muestra cuál era el aspecto urbano del Raval.

A lo largo de los siglos, también se instalaron nuevos equipamientos, como el Estudi General -que fue la primera universidad de la ciudad-, el Teatre de la Santa Creu, la iglesia barroca de Betlem o la Casa de la Caritat, entre muchos otros. Todavía hoy, el Raval es uno de los barrios con mayor concentración de grandes equipamientos públicos y privados de toda Barcelona.

A mediados del siglo XIX, la desamortización del patrimonio eclesiástico y la prohibición de construir nuevas fábricas cambiaron radicalmente el paisaje urbano del barrio. Donde antes había conventos como el de Sant Josep se crearon mercados de comestibles como el de la Boqueria, al mismo tiempo que muchas fábricas se iban del barrio. Grandes acontecimientos como las exposiciones de 1888 y 1929 trajeron a Barcelona a muchos trabajadores del resto de España, y muchos de ellos se instalaron en el Raval y en los alrededores. Desde entonces el Raval ha sido uno de los barrios más populares de la ciudad.

Texto: Daniel Venteo

foto
Barcelona a finales del siglo XVIII, con el Raval cada vez más urbanizado (AHCB).
foto
La ciudad a mediados del siglo XIX en tiempos del derribo de las murallas (AHCB).
foto
El Raval es el barrio con la densidad más alta de población de toda Barcelona (FCV).
departament de territoti ajuntament de Barcelona foment ciutat vella
mapa web - Información legal